Los olivos son plantas que se emplean tanto a nivel empresarial como en el hogar. Si se tiene este tipo de plantas, de seguro lo que más se desea es que produzca frutos constantes y sea fuerte. Algo que es de gran ayuda para esto, es saber podarlo. A continuación se explica por qué y cómo hacer la poda del olivo.

Importancia de la poda del olivo

La poda del olivoAunque parezca que no es de mucha importancia, lo cierto es que con la poda del olivo se logran varios objetivos. Primeramente, se puede dirigir el crecimiento del árbol, además, se controla la densidad de la vegetación que tenga. Con ella también se puede dar equilibrio cuando este produzca frutos.  Y también, se le puede indicar como tiene que ir para que provea lo deseado.

Época para realizar la poda del olivo

Esto es de especial importancia, porque permitirá que el olivo crezca y produzca de la mejor manera. En lugares donde el clima se caracteriza por fuertes heladas, la poda no se ha de realizar durante el invierno. Ya que mientras más masa vegetal tenga el árbol, habrá mayor protección para este.

También, se debe evitar realizar la poda cuando la savia este fluyendo por todo el árbol. Pues al cortar así las ramas, las heridas de la planta se tardarán en sanar y no lo harán correctamente. Por otra parte, si la cosecha ha sido durante todo el año, se ha de realizar aun cuando  tenga brotes.

Pasos para la poda del olivo

La poda del olivo se puede realizar de forma manual o mecánica. Todo depende de si se habla de empresas, o de una plantación en el hogar. En ambos casos, es necesario obtener las herramientas adecuadas para la labor, como tijeras, sierras, etc. Y seguir los siguientes pasos:

  • Eliminar las ramas que se encuentres rotas, secas o enfermas.
  • Realizar cortes limpios y que estén libres de rebabas.
  • La poda debe realizarse en las ramas que crecen hacia arriba.
  • Eliminar aquellas ramas que se encuentran arrugadas por la sombra o no se alimentan bien de la planta.
  • Finalmente, adelgazar todo el follaje para que la luz pase a todas las ramas o partes de la planta.

Recomendaciones finales

Durante los primeros tres años, se deben podar solo los brotes. La ramificación debe ser entre 80 cm y 1m. Luego, hacer podas para formar el olivo. Y finalmente, se han de hacer podas para la producción y rejuvenecimiento de la planta.